Relajación del cuello y brazos

La rigidez afecta a la mayoría de las personas con Parkinson, ocasionando tensión, dolor y contracción de los músculos. Cuando la rigidez aparece en la zona del cuello y los hombros, pueden haber problemas en habla y voz, como voz tensa, ronca, bajita y sensación de cuerpo extraño en la garganta.

Además de los problemas de la voz y el habla, la rigidez produce alteraciones en la respiración y deglución. El trabajo debe ser constante para mantener relajada la musculatura y lograr una mejor calidad de vida.

A %d blogueros les gusta esto: