Las Emociones

En la enfermedad de Parkinson, la musculatura facial se vuelve rígida debido a las alteraciones motoras que ocasiona la enfermedad, apareciendo hipomimia facial leve, moderada o severa.
Se debe realizar ejercicios diarios de expresividad facial, para recuperar o mantener movimientos voluntarios e involuntarios, como el parpadeo, la sonrisa, evitar tener la boca entreabierta, que nos digan “estás serio o enfadado” etc.

A %d blogueros les gusta esto: