Volver a La Asociación

Fisioterapia

Atención de  Fisioterapia

La fisioterapia juega un papel primordial, ya que, como ha quedado demostrado en las últimas décadas, el concepto terapéutico basado en reducir las actividades de los enfermos sólo consigue agravar los síntomas y potenciar las complicaciones. Por el contrario, la rehabilitación integral y en concreto la fisioterapia reduce las complicaciones y enlentece la evolución de la discapacidad. Hay algunos síntomas que debido a que no responden adecuadamente al tratamiento farmacológico, deben abordarse desde el campo de la fisioterapia para conseguir un mejor resultado.

Es muy importante concienciar al paciente y a su familia de asumir la situación a la que se enfrentan, adoptar una actitud positiva y poner en acción todas las actividades que se necesiten para conseguir este objetivo.

Toda persona con Parkinson no importa la severidad de su habilidad o incapacidad, necesita tener actividad física regular. La falta de ejercicio puede tener serias consecuencias en su salud. Los ejercicios no solamente brindan un sentido de bienestar general sino que también son importantes en la prevención de otros problemas asociados con el Parkinson.

El tratamiento debe centrarse en mantener libre el recorrido de todas las articulaciones, movilizar todos los músculos del cuerpo para mejorar la coordinación del movimiento.

Es muy importante

  • Evitar contracturas
  • Reeducar la postura
  • Reeducar la marcha
  • Reaprendizaje de las AVD (actividades de la vida diaria)
  • Mejorar el equilibrio
  • Técnicas de desbloqueo motor
  • Adaptaciones/ayudas técnicas que deben aplicarse para situaciones puntuales

La rehabilitación fisioterapéutica es quizá el servicio más demandado, sobre todo debido a sus constatables beneficios y a que éste no es prestado de manera eficiente, especializada y continuada por parte de los Servicios Sanitarios Públicos (debido a la gran lista de espera que existe para ello).

En el proceso de rehabilitación es importante involucrar a la familia del afectado para que ésta esté informada y pueda suponer para el enfermo un estímulo y un apoyo. Es importante que el enfermo se mantenga disciplinado y constante ya que es mejor hacer poco ejercicio y pero de manera continuada que hacer grandes proezas en poco tiempo.